miércoles, 21 de octubre de 2009

LA EXTINCION DE LOS ANIMALES




Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo.
Preparatoria: “Efrén Rebolledo”

Asignatura

Introducción a la investigación

Tema

Especies en peligro de extinción

Catedrático

Lap. Elizeth Alina Mayorga Millán

Alumna.

Diana Laura Yepez Rodríguez





AGRADECIMIENTO






Agradezco a mi papa en especial porque gracias a el hice posible esta tesina, porque él me dio el dinero para estar yendo a el café internet que está un poco cerca de mi casa y al mismo tiempo a mi hermana porque cuando tenía alguna duda de algo ella más o menos me decía aunque a veces no sabía, también porque me ayudo a elegir mi tema… ¡gracias!




INDICE

Introducción……………………………………………………………………………1

Abstrack………………………………………………………………………………...2

Contenido
LA EXTINCIÓN DE ANIMALES……………………………………………………...3

1.1:El pasado una venta al presente………………………………………...4

1.2: ¿Qué está ocurriendo con los animales?…………………………..….5

1.3: la situación en México……………………………………………………7

1.3: nuestra labor………………………………………………………...…....8

1.4: extinción y evolución……………………………………………………30

1.5 : especies afectadas ……………………………………………..……..32

1.6: especies amenazadas ……………………………………………...….33

1.7: clasificación de las especies amenazadas ………………….………34

1.8: las 10 especies amenazadas…………………………………..……...37

1.9: medidas de protección …………………………………………………38

Conclusión……………………………………………………………………….……41

Glosario…………………………………………………………………………..……42

Bibliografía………………………………………………………………………….…43










ÍNDICE DE TABLAS Y GRAFICAS


Especies en riesgo en la Norma 059………………………………………………..7

Especies extinguidas…………………………………………………………….….11

Especies en extinción………………………………………………………….……11

Principales causas de la extinción de las especies…………………………...….22

Animales en peligro de extinción en el Ecuador………………….………………29





INTRODUCCIÓN

Se trata de aquellos animales cuya especie está al borde de la desaparición debido a cambios en el ecosistema o a la acción del hombre en su medio natural de vida. Este último factor es el que ha acelerado el proceso de desaparición de las especies. Para frenar este hecho, se están llevando a cabo estudios con el fin de mejorar el hábitat de estos animales y campañas de sensibilización.

Decimos que un animal se ha extinguido, cuando ya no encontramos ninguno de su especie habitando nuestro planeta. Sabemos de su existencia por restos fósiles que hemos encontrado. El mamut, el tigre dientes de sable, los dinosaurios, son animales que se han extinguido por causas naturales (no interviene el hombre).Cuando quedan pocos ejemplares de una especie y esta tiene pocas posibilidades de tener crías, decimos que está en peligro de extinción. La riqueza actual de la vida en la tierra es el producto de cientos de millones de años de evolución histórica. En esta evolución surgieron culturas humanas que se adaptaron al entorno local descubriendo, usando y modificando recursos bióticos locales. De esta forma muchos ámbitos que ahora parecen "naturales", llevan la marca de milenios de habitación humana, cultivo de plantas y recolección de recursos. Actualmente hay muchos animales en peligro de extinción, de desaparecer, ya que su número ha disminuido alarmantemente.


ABSTRACT



One is those animals whose species is on the brink of madness the disappearance due to changes in the ecosystem or to the action of the man in its natural means of life. This last factor is the one that has accelerated the process of disappearance of the species. In order to restrain this fact, studies with the purpose of improving the habitat of these animals and campaigns of sensibilización are being carried out. We say that an animal has been extinguished, when no longer we found no of its species living our planet. We know of its existence by fossil rest that we have found. The mammoth, the tiger saber teeth, the dinosaurios, is animals that have been extinguished by natural causes (the man does not take part). When they are left few units of a species and this has few possibilities of having young, we say that it is in extinction danger. The present wealth of the Earth life is the product of hundreds of millions years of historical evolution. In this evolution human cultures arose that adapted to the local surroundings discovering, using and modifying local bióticos resources. Of this form many scopes that now seem “natural”, take the mark of millennia of human room, culture of plants and harvesting of resources. At the moment there are many animals in extinction danger, to disappear, since its number has diminished alarmingly.


LA EXTINCION DE ANIMALES

Generalmente, cuando se habla de la extinción de animales, se piensa únicamente en aquellos animales que pertenecieron a la época prehistórica, olvidando en muchos casos a los animales con los que contamos en la actualidad y que están en peligro de extinción. Por esta razón, las autoras han decidido dar a conecer por medio de este sitio la problemática, importancia y consecuencias de este fenómeno sobre el ecosistema.
En la actualidad, existen algunas personas que se han preocupado por la extinción de animales, y han formado
criaderos para preservar algunas especies.
El tigre que va y viene por su jaula y el oso polar que chapotea en su pequeño charco en el zoológico quizá se conviertan pronto en los últimos representantes vivos de su especie. Junto con otros favoritos del zoológico, como el orangután y el gorila, los tigres y los osos polares están amenazados de estinción -de total desaparición como especies vivas- a menos que el hombre salga en su defensa con medidas protectoras. En todo el mundo, en zonas vírgenes que se reducen constantemente, los animales salvajes están librando una batalla contra los estragos causados por el hombre. Desde los gorilas de África central y las vicuñas de los Andes, hasta los canguros de Australia y las ballenas de los mares abiertos, en todas partes hay animales cuya supervivencia está pendiente de un hilo. Aunque en la mayor parte de este sitio se ha dedicado a los animales en peligro de extinción, se debe tomar también en consideración algunas especies vegetales amenazadas, a las cuales hasta hace muy poco generalmente se les ignoraba. La adopción de medidas tendientes a salvar las especies vegetales y animales es de primordial importancia para las generaciones futuras y para la nuestra.
Animales en peligro de extinción
El pasado, una ventana al presente
La información obtenida de los fósiles y modelos que registran la presencia de especies habitantes de algunas islas nos indica que cada año se extinguen de forma natural alrededor de diez especies. Sin embargo, a lo largo de la historia de la Tierra ha habido periodos en los cuales se supera esta cantidad; se trata de las extinciones masivas, que han ocurrido cinco veces en el planeta. La más conocida por muchos de nosotros es la extinción de los dinosaurios, hace 65 millones de años.
Las investigaciones sobre las extinciones del pasado sugieren que se debieron principalmente a fenómenos naturales como la caída de asteroides u otros cuerpos extraterrestres. La extinción de las especies, entonces, es algo que ocurre naturalmente, sin embargo, desde hace ya tiempo el ser humano está viviendo una nueva clase de extinción, equiparable a las pasadas extinciones masivas. En la actualidad, cada año se pierden 27 000 especies tan sólo en los bosques tropicales del planeta, y se calcula que la pérdida mundial es de hasta 100 000 especies.
Las extinciones masivas anteriores parecen haber afectado principalmente a las especies animales, pero actualmente son muchas especies de plantas las que se han visto más afectadas. Esto repercutirá en otras especies de organismos, como aquellos animales que dependen de las plantas para su supervivencia, ya que la base de toda cadena alimenticia se encuentra en el reino vegetal.

Contaminación
Los efectos tóxicos de algunos contaminantes que arrojamos en el ambiente se acumulan y afectan al individuo, a la comunidad e incluso a los ecosistemas, alterando no sólo la parte física sino también la información genética de las poblaciones. Los efectos de la contaminación también dañan la atmósfera pues se sobrecarga de partículas contaminantes.
A continuación se muestra un diagrama en el que se exponen cómo algunos factores llevan a la extinción de una especie.
¿Qué está ocurriendo con los animales?
La humanidad ha dependido de los animales para cubrir más que sus necesidades básicas; por ejemplo, desde tiempos de los conquistadores europeos, América es proveedora de una gran cantidad de especies, sobre todo de animales (mamíferos, reptiles, aves o peces) en calidad de ornato o para elaborar diversos productos, así como para el mercado de mascotas exóticas. El tráfico ilegal de animales y sus pieles, así como de productos derivados, ocupa el segundo lugar como delito más redituable en el mundo, esto ha provocado que ciertas especies animales se encuentren en vías de extinción.
Para muchas comunidades alrededor del mundo, la fauna silvestre es el único recurso alimenticio o económico del cual pueden depender para subsistir. La industria pesquera mundial depende en gran medida de este tipo de fauna, capturada directamente



* Fuente: Diario Oficial de la Federación, 16 de mayo de 1994.
en el mar, y los recursos marinos reciben tremenda presión debido a la forma en que son explotados y al incremento de la población que depende directamente de este recurso. Varias especies marinas se han visto afectadas y se encuentran seriamente amenazadas o en peligro de extinción, por lo que ha sido necesario vedar su captura en espera de que sus poblaciones puedan recuperarse. El consumo de carne de animales silvestres también ha ido en aumento a pesar de que muchas especies terrestres están protegidas por la ley.
Los animales más afectados por el comercio y la cacería furtiva son las aves provenientes de las zonas tropicales, donde aún existe el mayor número de especies de fauna silvestre, como la región ecuatorial del planeta, Centroamérica, parte del sur de México, Brasil, India y África.

Desde otro ángulo, es necesario recalcar que se necesita del apoyo de más grupos de profesionales (veterinarios, biólogos, médicos, trabajadores sociales, maestros, entre otros) para prevenir problemas de salud pública. Estos grupos podrían encargarse de diseñar y poner en práctica campañas informativas que adviertan a los potenciales consumidores sobre los riesgos de comer animales silvestres que no han sido sometidos a ningún tipo de control sanitario que garantice que estén libres de enfermedades o parásitos que dañen la salud humana. Algunos de estos grupos conforman ya organizaciones no gubernamentales (ong) que han logrado estudiar algunas especies silvestres para considerar la posibilidad de criarlas en granjas silvo-pastoriles que generen un aprovechamiento sustentable y las condiciones higiénicas para su consumo. Pero se necesita que la gente se convierta en consumidora responsable y mejor informada; es indispensable cambiar y reducir la tendencia actual de consumo, fomentar la adquisición de productos controlados a través de programas de aprovechamiento sustentable. Para ello se requiere apoyo, más recursos humanos que desarrollen, den a conocer e implementen las nuevas estrategias básicas para lograrlo.
La situación en México
La reducción o destrucción del hábitat natural de México es el principal factor que está poniendo en peligro a más de 2500 especies, de las cuales 41 ya se han extinguido. Esto

se debe a que una vez que se destruye el hábitat en el que vive, la especie ya no cuenta con el entorno donde pueda satisfacer todas sus necesidades básicas, que le permiten reproducirse con éxito y así perpetuarse.

* Tomado de wwf-México 2004. Para identificar algunos animales mexicanos que se encuentran en vías de extinción, en las siguientes entregas de esta serie haremos un recorrido por los cinco grandes conjuntos de ecosistemas en los que varios botánicos y ecólogos mexicanos han dividido a México:
1. Selva tropical húmeda
2. Selva tropical seca
3. Matorral xerófito y pastizal
4. Bosque de coníferas y encinos
5. Bosque de niebla

Figura 1. Mapa de los cinco grandes conjuntos de ecosistemas en la República Mexicana.
Nuestra labor
El tiempo corre y debemos actuar ya si queremos evitar la extinción de miles de especies. Conocer qué es lo que está ocurriendo y quiénes se están viendo afectados es uno de los primeros pasos para actuar de forma informada. Actualmente existen diversas organizaciones tanto gubernamentales (semarnat, conabio, etc.) como no gubernamentales (ong: Pronatura, Programa para la Conservación de los Murciélagos Mexicanos, Naturalia, etc.) que desde hace varios años trabajan exitosamente en beneficio de la biodiversidad rescatando de la extinción a algunas especies y a sus hábitats. Pero hay mucho por hacer y ellas necesitan del apoyo de todos nosotros para lograrlo, por lo que con ayuda de las nuevas generaciones y sus familias todos podremos contribuir, primero conociendo lo que estas organizaciones hacen y apoyando uno o varios de los proyectos de conservación que han desarrollado.
Es importante recordar que toda acción cotidiana puede ayudar también a disminuir el daño, por lo que ahorrar energía, agua y otros recursos naturales es de suma importancia y todos lo podemos hacer desde la escuela y nuestra casas.

Animales en peligro de extinción
El progreso de la humanidad en los últimos 200 años de historia, ha provocado una gran explosión demográfica, como consecuencia de los avances médicos y las mejoras en la calidad de vida. Esta explosión demográfica tiene como consecuencia directa, la búsqueda de nuevos sitios de asentamiento, aumento de las áreas de explotación agropecuaria, nuevas y cada vez más grandes industrias, nuevas vías de comunicación entre los centros de producción y los grandes asentamientos humanos, explotaciones minerales para abastecer la mencionada industria, gigantescas cantidades de residuos sólidos, gaseosos y líquidos.Esto redunda inevitablemente en un marcado retroceso de la vida salvaje, como consecuencia de la disminución de los hábitats naturales en beneficio de los nuevos y cada vez mayores asentamientos humanos, El empleo de áreas naturales para aumentar las superficies dedicadas a la agricultura y la ganadería, la tala de los bosques naturales, las cada vez mayores industrias y el establecimiento de vías de comunicación. Otro factor que es determinante en la reducción de las poblaciones animales, es el resultado de la caza indiscriminada, a veces con fines comerciales y otros con fines recreativos y turísticos. A todo esto, hay que agregar un factor (quizá el más grave) de la disminución por inutilización de los espacios naturales: la contaminación.La contaminación es el resultado de la pésima gestión que los humanos realizan de los residuos, tanto los derivados de la producción como los provenientes del consumo. La contaminación de las aguas no solo reduce el hábitat de las especies acuáticas, sino que destruyen las fuentes de agua dulce, vitales para la supervivencia tanto de especies animales como de las especies vegetales que son el sustento de las primeras. La contaminación con residuos sólidos también ocasionan graves perjuicios a la vida salvaje. Es tema de nuestros días, el calentamiento global como consecuencia de la contaminación del aire por los residuos gaseosos de las actividades humanas, tanto corporativas como individuales.En general, la contaminación había provocado perjuicios a las especies animales vegetales y animales en áreas restringidas a la cercanía a los centros de contaminación, pero el calentamiento global, tiene como particularidad el hecho de afectar al planeta en su conjunto, aún en el más reservado de los espacios naturales.Varias son las asociaciones, tanto gubernamentales como no gubernamentales, que denuncian en forma constante desde hace décadas, la fuerte tendencia a la extinción que tienen varias especies animales. Una de ellas es la
IUCN (International Union for Conservation of Nature), que provee constantemente soluciones programáticas, tanto a entidades gubernamentales como empresariales, tendientes a la minimización de los impactos ambientales de las actividades humanas. La IUCN elabora una lista de especies en peligro, clasificándolas por categorías según el riesgo de extinción. La lista de categorías empleadas por la IUCN es la siguiente:1. Extinto: una especie está extinta cuando el último individuo existente ha muerto.2. Extinto en estado silvestre: una especie está en Peligro Crítico cuando enfrenta un riesgo extremadamente alto de extinción en estado silvestre en un futuro inmediato.3. En peligro crítico: una especie está en Peligro cuando no está en Peligro Crítico pero está enfrentando un muy alto riesgo de extinción en estado silvestre a corto plazo.4. En peligro vulnerable: una especie es Vulnerable cuando no está en Peligro Crítico pero enfrenta un alto riesgo de extinción en estado silvestre a mediano plazo.5. Casi amenazado: especies que se aproximan a ser calificadas como vulnerables.6. Preocupación menor: Especies que no se encuentran en riesgo a corto o mediano plazo.
7. Datos insuficientes: Especies cuya evaluación es imposible debido a la falta de datos.8. No evaluadoLas especies amenazadas, según estimaciones, suman más de 7.000, aunque es una cifra provisional, ya que hay que tener en cuenta que existe una porción de las especies animales que aún no son conocidas, y por consiguiente, tampoco su estado de conservación. Otro riesgo para las especies animales, es el tráfico y comercio de especies vivas. Si bien existen numerosos tratados firmados para evitar o controlar el tráfico de especies amenazadas, la captura clandestina y el mercado negro son la principal amenaza. En 1975 entró en vigencia la
CITES (The Convention on International Trade in Endangered Species of Wild Fauna and Flora), convención internacional cuyo objetivo es proteger a las especies amenazadas del comercio. Esta convención restringe el comercio de especies de acuerdo al grado de vulnerabilidad de las mismas. Las especies se encuentran incluidas en cuatro apéndices que tienen diferentes grados de restricción:· Apéndice I: especies en peligro de extinción, cuyo comercio se prohíbe totalmente. · Apéndice II: especies con comercio controlado a través de permisos y se permite solamente cuando no se considere perjudicial a la supervivencia de la especie. · Apéndice III: especies con comercio controlado conforme con las reglas y regulaciones del Tratado. · Apéndice IV: sin restricciones Desde su creación, ninguna especie se ha extinto como consecuencia del tráfico. Sin embargo, muchas veces los esfuerzos conservacionistas se ven enfrentados a innumerables problemas. Un ejemplo de ello es el conflicto interno en el Congo, que hizo imposible por unos meses conocer el estado de las escasas poblaciones de gorilas en las regiones montañosas de ese país. En los últimos días, los guardaparques lograron tener acceso a la región y detectar, en primera instancia, que el conflicto no ha tenido efectos sobre ellos, de acuerdo a las últimas noticias.
LISTA DE LAS ESPECIES ANIMALES EN PELIGRO DE EXTINCION


ESPECIES EXTINGUIDAS
Guacamayo violáceo o azul
Zorro malvinero

ESPECIES EN EXTINCION
REPTILES
Yacaré overo
Yacaré negro
Falsa carey
Tortugaverde
Tortuga laúd
Tortuga canaleta
Tortuga acuática chaqueña
Yabotí
Tortuga terrestre común
Tortuga terrestre chaqueña
Tortuga terrestre patagónica
Lagartija del Famatina
Tortuga casquito
Tortuga sapo
Tortuga pintada
Lagarto ápodo de Pipanaco
Matuasto overo
Lagarto del Casuhatf
Lagarto achaleño
Lagarto cola piche sanjuanino
Lagarto cola piche patagónico
Lagarto cola piche Famatina
Lagarto cola piche puneño
Lagartija del Nihuil
Lagartija catamarqueña
Lagartija montana
Lagartija salinera
Lagartija costera
Lagartija del Canquel
Lagartija de Uspallata
Lagartija de San Guillermo
Rana mono yungueña
Rana mono misionera
Ranita atacameña
Ranita marmórea o marmolada
Ranita yungueña o jujeña
Ranita montana
Ranita del gualcamayo
Ranita de Koslowsky
Ranita de Tafí
Ranita del Velasco
Ranita del Manchao
Ranita Scrocchi o del arenal
Ranita andina o rana grácil
Ranita borravino
Ranita ocrácea austral
Escuercito santiagueño
Escuercito chaqueño
Escuercito achaleño
Escuercito riojano
Escuercito misionero
Rana zancuda panza oscura
Rana zancuda misionera
Ranita marsupial jujeña
Ranita marsupial pintas
Ranita marsupial tucumana
Rana grande de las cardas
Yuí-nekeré misionero
Ranita trepadora bonaerense

AVES
Suri cordillerano
Macá tobiano
Hocó oscuro misionero
Cauquén colorado
Patocastaño
Patoserrucho
Aguilucho blanco
Aguilamonera
Harpía
Halcón peregrino
Yacutinga
Gallaretacornuda
Playeroesquimal
Palomitamorada
Guacamayoamarillo
Charao
Carpintero cara canela
Mirlo de agua
Martineta chaqueña
Keu andino o quiula puneña
Albatros corona blanca
Albatros pico fino
Albatros oscuro
Petrel gigante oscuro
Petrel alas grandes
Petrel cabeza pardo
Petrel de Juan Fernández
Petrel collar gris
Prion pico ancho
Prion pico corto
Pardela grande
Pardela boreal
Pardela chica
Petrel ceniciento
Petrel negro
Paíño ojeroso o cara blanca
Paíño vientre blanco
Yunco geórgico
Yunco pico ancho
Yunco común
Piquero pardo
Guanay
Cormorán gris
Cormorán real geórgico
Ave fragata
Garcita verdosa
Garza bruja o Cuaco malvinero
Garza cucharona
Mirasol grande
Tapicurú
Cuervillo puneño o Yanavico
Parina grande
Parina chica
Tordo amarillo
Ganso de monte
Pato crestudo
Pato vapor cabeza blanca
Quetro o Pato vapor malvinero
Pato geórgico
Pato puna
Pato media luna
Gavilán ceniciento malvinero
Esparvero o Azor grande
Esparvero o Azor chico
Aguilucho gris
Taguató negro
Aguilucho cola corta
Aguilucho chico
Aguilucho cola rojiza
Aguilucho puna
Águila coronada Águila solitaria
Águila viuda
Águila poma
Águila crestuda real
Águila crestuda negra
Milano cabeza gris
Sangual o Águila pescadora
Maramico grande
Halcón negro grande
Pava de monte alisera
Pava de monte común
Yacupoí
Moitú
Gallineta chica
Burrito amarillo
Burrito negruzco
Burrito cuyano o salinero
Burrito enano
Burrito pico rojo
Pollona celeste
Gallareta gigante
Ipequí
Ostrero pardo chileno
Chorlo de espolón
Chorlito nevado
Playero de rompiente
Playero ala blanca
Playerito enano
Playero siberiano
Batitú
Playerito curvo o Chorlo de Terek
Playero trinador
Becasina boreal o migradora
Becasina gigante
Becasina grande
Falaropo pico grueso
Falaropo pico fino
Salteador grande o pomarino
Salteador coludo
Gaviota cangrejera
Gaviota garuma
Gaviota chica
Gaviota sombrfa
Gaviotín menor o chico boreal
Gaviotín llorón
Gaviotín ártico
Gaviotín pico negro o de Cayena
Gaviotfn negro
Rayador del Pacffico
Paloma araucana
Paloma trocal
Torcacita enana
Palomita escamada
Palomita moteada
Paloma montera arande
Guacamayo verde
Guacamayo rojo
Maracaná cuello dorado
Maracaná afeitado o lomo rojo
Calacante frente dorada
Loro barranquero
Catita chiriri
Catita cabeza roja
Loro vinoso
Loro nuca escamada
Loro cica o Sabiá-cica
Cuclillo cola barrada u ojo colorado
Cuclillo ceniciento
Anó picc surcado
Yasy-yateré grande
Lechucita yungueña
Alicucu grande
Urucureá grande o Lechuzón mocho
Urucureá o lechuzón chico
Caburé andino o yungueño
Lechuza estriada
Lechuza negra
Lechuza listada
Lechuzón negruzco
Lechuzón de campo malvinero
Lechucita canela
Urutaú grande o coludo
Atajacaminos ocelado
Atajacaminos oscuro
Atajacaminos salteño
Atajacaminos lira
Atajacaminos coludo
Atajacaminos tijera gris
Atajacaminos ala negra
Vencejo nuca blanca
Vencejo de cascada
Vencejo negruzco
Colibrí chico
Picaflornegro
Coqueta vede Picaflor zafiro
Picaflor lazulita o cabeza azul
Picaflor de antifaz
Picaflor yungueño
Picaflor picudo
Picaflor amatista
Surucuá amarillo
Martfn pescador enano
Burgo
Yacamará
Chacurú grande
Arasarf chico
Arasari banana
Carpinterito manchado
Carpinterito estriado u ocráceo
Carpintero negro
Carpintero garganta negra
Picapalo oscuro
Caminera grande o baya
Caminera colorada
Bandurrita andina baya
Bandurrita pico recto del Famatina
Remolinera negra
Remolinera chica o andina
Remolinera serrana
Remolinera chocolate o castaña
Tacuarero
Pajonalera pico recto
Junquero quebradeño
Coludito de los pinos
Canastero chileno
Canastero pálido
Espartillero serrano puntano
Espartillero serrano o cordobés
Espartillero austral
Espartillero estriado
Picolezna chico
Choca plomiza
Batará pecho negro
Choquita o choca estriada
Chululú cabeza rojiza
Gallito overo
Churrín grande
Churrín ceja blanca
Gallito nuca canela
Tesorito
Yacú-toro
Pájaro Campana
Tijerilla
Picoagudo
Bailarín naranja
Bailarín blanco
Bailarín castario
Gaucho serrano cordobés
Gaucho andino
Birro gris o Monjira a la canela
Monjita salinera
Monjita overa
Dormilona gris achaleña
Dormilona puneña o baya
Dormilona fraile fueguina
Dormilona enana
Benteveo pico fino
Benteveo de barbijo
Burlisto boreal o mediano
Mosquetita o mosqueta oreja negra
Yetapa chico
Yetapá de collar
Tachurí canela
Tachurí coludo
Viudita chica
Picochato o picopala chico
Viudita coluda
Suirirí boreal o migrador
Burlisto cabeza gris o Atila castaño
Tachu rf sietecolores quebradeño
Piojito de los pinos
Suirirf grande
Golondrina purpúrea
Golondrina de collar
Urraca azul celeste
Ratona aperdizada malvinera
Ratona común malvinera
Ratona grande o ratona aperdizada
Zorzalito rojizo
Zorzal azulado
Zorzal patagónico malvinero
Zozal collar blanco yungueño
Zorzal negro
Tacuarita blanca
Cachirla andina
Cachirla trinadora o chaqueña
Cachirla grande o geórgica
Cachirla dorada
Cachirla común malvinera
Arañero estriado o Reinita estriada
Arañero o Zorzalito de agua
Saíra militar o Tangará cuello rojo
Safra pecho negro
Safra de Arnault
Celestino oliváceo
Tangará o fueguero escarlata
Diadema
Pepitero picudo o pico grueso
Pepitero colorado
Cardenal amarillo
Capuchino de collar
Corbatita picudo o Capuchino
Corbatita oliváceo o Pichochó
Capuchino castaño
Capuchino corona gris
Capuchino pecho blanco
Corbatita plomizo o Pataviva
Corbatita amarillo
Curió
Piquito de oro grande cordobés
Jilguero cola blanca
Jilguero corona gris o cabeza
Diuca ala blanca
Yal plomizo cordobés
Yal chico u oquencho cordobés
Yal austral
Soldadito gris
Afrechero canela o Minerito
Chingolo común catamarqueño
Cachilo de antifaz
Monterita serrana o Montañero
Verdón catamarqueño
Yapú
Matico
Pecho colorado grande
Loica pampeana
MAMIFEROS
Yurumí
Tatú carreta
Pichiciego menor
Pichiciego mayor
Carayá-pitá
Zorropitoco
Aguará-guazú
Lobito de río
Huillín
Chungungo
Lobo gargantilla
Yaguarundí
Gato andino
Tirica
Margay
Gato onza
Yaguareté
Chancho quimilero
Vicuña
Venado de las pampas
Ciervo de los pantanos
Huemul
Taruca
Chinchilla chica
Chinchiila grande

Aves
Cóndor andino
Chorlito ceniciento
Carpintero grande
Ticotico ocráceo
Batará goteado
Tiluchi estriado
Chocolate o Monjita chocolate
Dormilona canela
Mosqueta cara canela
Mosquetita media luna
Tangará picudo
Pioró
Yal andino
Reinamora enana
Mamíferos
Marmota cenicienta
Marmota yungueña
Comadrejita pies chicos
Comadrejita chaqueña
Lestodelfo
Colicorto rayado
Colicorto gris
Colicorto cabeza rojiza
Yupatf
Cuica lanosa
Monito del monte
Quirquincho de la Puna
Tatú-piche
Tatú-af
Mulita orejuda
Zorro colorado
Zorro inca
Zorro gris serrano
Zorrino real
Lobo fino patagónico
Lobo fino antártico
Lobo fino subantártico
Gato pajero
Gato huiña
Puma o león
Hurón grande
Huroncito
Murciélago patas largas
Falso vampiro orejas redondas
Murciélagopicaflorcastaño
Murciélago lengua larga u hocicudo
Falso vampiro jaspeado
Murciélago frutero grande
Murciélago orejas amarillas
Murciélago frutero gris u oscuro
Vampiro alas blancas
Murciélago de Aellen o del sur
Murciélago patas peludas
Murciélago rojizo o rojo
Murciélago vespertino amarillo
Murciélago tostado grande o pardo
Murciélago orejudo oriental
Moloso chico acanelado
Moloso grande o rojizo
Moloso mediano o pecho blanco
Moloso chico pardusco
Murciélago cola de ratón mediano
Gran moloso rojizo o moloso gde.
Moloso vientre blancuzco
Mirikiná
Caí
Colilargo cabezón
Rata de Ruschi
Colilargo bayo
Rata arborícola
Ratón listado
Ratón del Manso
Ratón tricolor
Ratón isleño
Ratón de Chuanisin
Ratón lanoso
Ratón cavador brasileño
Ratón cavador de Delfin
Ratón cavador de Edwards
Ratón hocico rosado isleño
Ratón hocico rosado misionero
Ratón hocico rosado chaqueño
Pericote serrano
Pericote anaranjado
Pericote grande
Pericote andino
Laucha de Olrog
Laucha de Edith
Ratón de las vegas
Ratón de las quilas
Degú de los matorrales
Rata vizcacha colorada
Rata vizcacha rupestre
Rata vizcacha neuquina
Rata vizcacha grande
Tuco-tuco chaqueño
Tuco-tuco araucano
Tuco-tuco yungueño
Tuco-tuco tunduque
Tuco-tuco fueguino
Tuco-tuco cordobés
Tuco-tuco de matorral
Tuco-tuco jujeño
Tuco-tuco chico
Tuco-cuco chasiquense
Rata sedosa salteña
Tuco-tuco de los paramillos
Tuco-tuco enano
Tuco-tuco sociable
Tuco-tuco de Guaymallén
Tuco-tuco santafecino
Tuco-tuco de Roig
Rata chinchilla
Chinchillón común
Chinchillón anaranjado
Coendú espinas negras
Coendú espinas blancas
Guazú-tf o venadillo
Pudú
Guanaco
Tapir o anta
Franciscana
Mesoplodonte de Héctor
Tasmaceto
Cachalote enano
Cachalote común
Delf ín listado
Delfin pico largo o rotador
Delf ín moteado
Delffn común
Tonina o tursión
Tonina negruzca
Tonina overa
Delfín de Risso
Orca pigmea
Ballena minke
Ballena sei
Ballena pigmea

Plantas
Gran cantidad de plantas correspondientes a las siguientes especies:
Aextoxicáceas
Amarilidáceas
Anacardiáceas
Apocináceas
Aráceas
Araucariáceas
Aristoloquiáceas
Asclepiadáceas
Betuláceas
Bignoniáceas
Bombacáceas
Borragináceas
Bromeliáceas
Cactáceas
Campanuláceas
Cariofiláceas
Celastráceas
Ciateáceas
Ciperáceas
Coclospermáceas
Compuestas
Coriariáceas
Crucíferas
Cunoniáceas
Cupresáceas
Dicksoniáceas
Eleocarpáceas
Epacridáceas
Ericáceas
Escalloniáceas :
Escrofulariáceas
Esterculiáceas
Eucrifiáceas
Fagáceas
Fitolacáceas
Gesneriáceas
Gramineas
Gutiferas
Halofitáceas
Hidrofiláceas
Himenofiláceas
Iridáceas
Isoetáceas
Juncáceas
Labiadas
Lardizabaláceas
Lauráceas
Leguminosas
Liliáceas
Licopodiáceas
Malváceas
Melastomáceas
Meliáceas
Mirtáceas
Musáceas
Of ioglosáceas
Orquideáceas
Oxalidáceas
Palmeras
Piperáceas
Plantagináceas
Podocarpáceas
Polipodiáceas
Proteáceas
Quenopodiáceas
Rafflesiáceas
Ramnáceas
Ranunculáceas
Rosáceas
Rubiáceas
Salagineláceas
Solanáceas
Umbelíferas
Verbenáceas
Winteráceas
Zigofiláceas

PRINCIPALES CAUSAS DE LA EXTINCION DE ESPECIES.
La transforrnación de los ambientes naturales es la causa principal de la paulatina extinción de especies.
Entre los diversos motivos que contribuyen a esta transformación, podemos citar, entre otros, los siguientes:
Explotación agropecuaria
Explotación forestal
Contaminación
Las obras de grave impacto
La introducción de especies exóticas
La caza furtiva
El tráfico de fauna
Caza comercial
Caza deportiva
Caza de plagas
Caza por subsistencia
La ignorancia
La dispersión de esfuerzos y voluntades
causas de extinción
Las especies pasan a ser consideradas en peligro por distintas razones, pero en la actualidad casi todas éstas están, directa o indirectamente, relacionadas con el hombre. Incluyen caza, pérdida de hábitat y provisión de alimento, bajos niveles de poblción y envenenamiento del ambiente.
Caza. Es una amenaza para toda una serie de animales. Algunos son buscados como trofeos; otros, cazados con fines comerciales. El oso polar (Thalarctos maritinus) del Ártico es buscado por los cazadores como trofeo. Mientras se lo perseguía a pie, tenía una oportunidad razonable para escapar. Sin embargo, el número de estos osos comenzó a disminuir cuando los cazadores empezaron a utilizar aviones y helicópteros para buscarlos y darles caza. Cuando el oso queda extenuado, el avión aterriza, y el cazador conquista su trofeo.
Oso polar
Los cazadores de trofeos son también parcialmente responsables de la situación amenazada en que se encuentra el tigre (Panthera tigris). Esos grandes felinos son también muertos por los aldeanos para proteger su ganado.
Pantera negra
A medida que aumenta la población humana del sudoeste de Asia, disminuye la extensión de zonas silvestres donde el tigre puede vivir a salvo, y, por ende, este felino acaso desaparezca. Los tigres de las islas de Bali, Sumatra y Java virtualmente se han extinguido y quedan unos pocos pertenecientes a las razas siberiana, china o caspiana.
Las especies corren peligro a raíz de la caza con fines comerciales. Los felinos manchados y en especial el guepardo (Acynonix ujbatus), el leopardo (Panthera pardus), el jaguar (Panthera onca), el ocelote (Felis pardadis) y el margay (Felis tigrina) corren todos peligro en distintos grados. Se los caza por su piel, por deporte y para proteger el ganado. La caza deportiva es más fácilmente controlable. La caza comercial y como defensa son más difíciles de reglamentar y más peligrosas para las especies.
Guepardo
Probablemente, los guepardos se han extinguido en la India y su número se ha reducido considerablemente en el Oriente Medio y en África. La población de leopardos ha disminuido también mucho. Hasta 1970, época en que entró en vigor una nueva legislación, todos los años se matamban muchos de estos felinos por su piel. Fue así como en algunas zonas sus poblaciones quedaron reducidas a núcleos sumamente bajos. Los felinos salvajes sudamericanos -jaguares, ocelotes y margayes- también han sido muertos para conseguir su piel. Ya han desaparecido casi de muchas regiones donde una vez vivieron, pero probablemente los sobrevivientes basten para asegurar la continuidad de la especie si se pone fin a la caza comercial.
La caza comercial es la causa directa de que muchos tipos de ballenas estén en situación de peligro. Se da muerte a esos animales especialmente para extraer aceite de su grasa, el que se utiliza como alimento humano y animal y como fertilizante. La ballena azul gigante (Balenoptera musculus) pasó a ser una especie en peligro en los últimos años, pues la cantidad que se mataba anualmente excedía el número de nacimientos. A mediados de la década de 1950 había de 30.000 a 40.000 de esos enormes mamíferos, algunos de los cuales llegan a medir más de 30 metros de largo. En los años siguientes se cazó gran cantidad de estas ballenas, y todos los años morían más de las que nacían. En 1965 se impuso una veda a la caza de la ballena azul. En la actualidad se calcula que hay unas 12.500 ballenas azules.
Ballena azul
El lobo de Tasmania y el lobo rojo (Canis rufus) se dedican al pillaje de ganado. Por esta razón han sido muertos sin piedad por los campesinos y cazadores profesionales y sus poblaciones han entrado en la categoría de en peligro.
Pérdida de hábitat y porvisión de alimento. Las amenzas indirectas a los animales y plantas son probablemente más peligrosas, más difundidas y menos conocidas o evidentes que las amenazas directas, tales como la caza. La mayoría de las especies amenazadas no es cazada odirectamente exterminada por el hombre. En cambio, su situación de riesgo se debe a la pérdida de su hábitat o de su fuente de alimentos.
Un ejemplo de éstas es el pico de marfil (Campephilus principalis), que en un tiempo habitó las grandes selvas que bordean el río Missisipi y los pantanos de Florida. Esta ave fue desapareciendo a medida que se cortaban los árboles altos.
Aunque no hay confirmación de que se haya visto picos de marfil durante 30 años, pueden quedar unos pocos ejemplares de esta especie en Luisiana. Es cuestionable que estos pocos pájaros, si es que aún existen, basten para preservar la especie de la extinción.
El turón patinegro (Mustela nigripes), mienbro de la familia de las comadrejas, estaba estrechamente relacionadao con el perrillo de las praderas (Cynomis ludovicianus), un roedor de los llanos. Los turones no sólo se alimentan casi excusivamente de perrillos, sino que también viven en sus madrigueras. Puesto que los perrillos comían el pasto que necesitaba el ganado, fueron exterminados en casi toda la región nativa. A medida de que desaparecín esos animalitos, también desaparecín los turones, que dependían de ellos para comida y refugio. En los Estados Unidos deben quedar menos de 100 turones patinegros y su situación no es muy halagüeña.
Turón
Muchas especies selváticas viven bajo la amenaza de perder su hogar, especialmente las de la isla de Madagascar. Los lemures, que habitan exclusivamente en esa isla, pueden extinguirse a la brevedad porque no se les deja selvas donde poder vivir. Junto con los lemures desaparecerá también el ayeaye (Daubentonia madagascariensis)
Los ayeaye, de los cuales quizás habrán quedado cincuenta, están entre las especies más seriamente amenzadas. Esos primates especializados se alimentan de insectos taladradores, a los que detectan con su excelente oído. Roen la madera con los fuertes dientes delanteros y extraen las larvas o insectos adultos con el largo y delgado dedo mayor altamente especializado. Sin la selva y sus insectos el ayeaye no puede sobrevivir.
Entre otros animales que corren peligro de extinción a causa de la destrucción de las selvas están el orangután (Pongo pygmaeus) y el gorila de montaña (Gorilla gorilla beringei).
Niveles de población. Algunas especies se consideran amenazadas de extinción porque su número, aunque relativamente estable, es tan reducido que nunca podrán multiplicarse hasta alcanzar un nivel realmente seguro. Cualquier población pequeña, especialmente cuando todos los animales viven en una misma región, puede ser aniquilada con toda facilidad por una catástrofe, tal como una inundació,n o un incendio.
Un ejemplo de tales especies es la grulla blanca o grulla cantora (Grus americana) cuyo número había disminuido a sólo 30 aves en 1933. A pesar de que estaban protegidas de los cazadores y sumanemte vigiladas, seguía habiendo solamente 30 de estas aves en 1963. Aunque las grullas blancas llegaron a 50 o más desde entonces, pueden resultar demasiado pocas para asegurar la supervivencia de la especie.
Envenenamiento del ambiente. Otra amenaza a la vida silvestre que se ha desarrollado y aumentando en los últimos tiempos es el envenenamiento del ambiente. A medida que la población humana creció, se hizo cada vez más difícil producir alimentos en cantidades suficientes para nutrir a la población de la tierra. Se fueron desbrozando extenciones cada vez mayores de tierra virgen para fines agrícolas, privando de esta manera a los animales de sus refugios. Y las nuevas técnicas agrícolas han exigido el uso más extensivo de sustancias tóxicas.
Se han hechado enormes cantidades de herbicidas para destruir malezas, e insecticidas para destruir los insectos, a fin de aumentar la producción y mejorar la salud humana. No puede negarse que esos productos químicos han sido de suma utilidad con referencia a la producción de cosechas y erradicación de las enfermedades. Sin embargo, muchos de esos tóxicos no se descomponen químicamente en forma rápida y permanecen en el interior o en la superficie del suelo hasta que son arrastrados a los arroyos y ríos, cuyas corrientes los llevan a los océanos.
En el agua, los microorganismos ingieren o absorben los productos químicos en pequeñas cantidades. A medida que animales más y más grandes comen esos minúsculos animales y plantas, los tóxicos se acumulan en sus cuerpos en concentraciones cada vez más elevadas. De esta manera, los animales mayores -los que están en el extremo de la llamada cadena alimentaria o cadena trófica- absorben las concentraciones más altas de veneno.
Por ejemplo, pequeños crustáceos ingieren algas contaminadas; luego a ellos los comen varios peces, también devorados por otros más grandes, a su vez atrapados por un oso polar. Esa progresión forma una cadena trófica. El oso polar, que está al final de la cadena, absorbe la mayor cantidad de veneno.
Algunas especies están amenazadas de extinción por los efectos de esos tóxicos. Esto es especialmente cierto en lo que respecta a las aves, muchas de las cuales están poniendo huevos imperfectos a causa de la acumulación de insecticidas en sus cuerpos. Algunos insecticidas son causa de la debilidad de las cáscaras, por lo que los huevos se rompen cuando los padres los empollan. Con el tiempo, las aves dejan de poner huevos. Las especies afectadas incluyen el pigargo de cabeza blanca o águila calva americana (Haliaeetus leucocephalus leucocephalus) el halcón común o peregrino (Falco peregrinus anatum), el pelícano pardo (Pelecanus occidentalis carolinensis) y una cantidad de otras aves.
El mercurio se utiliza para destruir el moho de los pantanos y los hongos en la agricultura e industria; también este pesado metal venenoso se ha abierto paso hasta el mar, donde se acumula en organismos vivos. En algunas zonas, ciertos peces se han vuelto no comestibles, al menos temporariamente, por la alta concentración de mercurio en sus cuerpos.
Algunos de los mamíferos de mar, que se alimentan principalmente de peces, están empezando a presentar altas concentraciones de mercurio e insecticidas. Los leones marinos de California (Zalophus californianus) y las focas de Alaska (Callorhinus ursinus) y hasta los osos polares del Ártico y los pingüinos del Antártico han sido afectados. Aunque ninguno de esos productos químicos tóxicos se ha utilizado en el Ártico o Antártico, las células de las plantas y animales del océano están contaminadas.
Los productos químicos llamados bifenilos policlorados utilizados en fluidos aislantes, pinturas, plástico y caucho, también se encuentran en el océano. Pueden ser causa de las gran cantidad de golondrinas de mar deformes que incuban actualmente en una isla situada en la desembocadura del estrecho de Long Island, entre Nueva York y Connecticut.
Los fertilizantes químicos utilizados para aumentar las cosechas se mezclan con el agua de los ríos y lagos donde fertilizan en demasía las plantas acuáticas: un proceso denominado eutroficación. Las plantas acuáticas, especialmente las algas, se multiplican hasta el punto que absorben todo el oxígeno que hay en el agua. A raíz de ello, los peces y otros animales mueren por falta de oxígeno.
El abuso de productos químicos tóxicos puede representar ahora el peligro mayor para la flora y la fauna, y hasta para el hombre. El aspecto más serio de esta situación es que aun si dejáramos hoy de usar estos venenos, continuarían dispersándose y contaminando el ambiente durante mucho tiempo en el futuro.
Animales en peligro de extinción en el Ecuador
MAMIFEROS:
Chorongo (Mammalia Primates Cebidae).
Mono Araña (Mammalia Primates Cebidae).
Aullador de la Costa (Mammalia Primates Cebidae).
Oso Hormiguero Gigante (Mammalia Edentata Myrmecophagidae)
Flor de Balsa (Mammalia Edentata Myrmecophagidae)
Armadillo Gigante (Mammalia Edentata Dasypodidae)
Pacarana (Mammalia Rodentia Dinomydae)
Puerco Espín (Mammalia Rodentia Erethizontidae)
Zorro de Orejas Cortas (Mammalia Carnivora Canidae)
Perro Selvático (Mammalia Carnivora Canidae)
Oso de Anteojos (Mammalia Carnivora Ursidae)
Nutria Gigante (Mammalia Carnivora Mustelidae)
Comadreja (Mammalia Carnivora Mustelidae)
Tigrillo (Mammalia Carnivora Felidae)
Jaguarundi (Mammalia Carnivora Felidae)
Gato Pajero (Mammalia Carnivora Felidae)
Jaguar (Mammalia Carnivora Felidae)
Tapir de la Costa o gran bestia (Mammalia Perissodactyla Tapiridae)
Danta (Mammalia Perissodactyla Tapiridae)
Ciervo enano (Mammalia Artiodactyla Cervidae)
Llama (Mammalia Artiodactyla Camelidae)
Manatí (Mammalia Sirenia Trichechidae)
Delfín Amazónico (Mammalia Cetacea Susuidae)
Cachalote (Mammalia Cetacea Physeteridae)
Ballena azul (Mammalia Cetacea Balaenopteridae)
AVES:
Pingüino de Galápagos (Aves Sphenisciformes Spheniscidae)
Cormorán no Volador (Aves Pelecaniformes Phalacrocoracidae)
Garza Pico de Espátula (Aves Ciconiiformes Threskiornithidae)
Garza Cucharón (Aves Ciconiiformes Cochlearidae)
Pato Negro (Aves Anseriformes Anatidae)
Cóndor Andino (Aves Falconiformes Cathartidae)
Gallinazo Rey (Aves Falconiformes Cathartidae)
Halcón Peregrino (Aves Falconiformes Falconidae)
Halcón Pechinaranja (Aves Falconiformes Falconidae)
Aguila Crestada (Aves Falconiformes Accipitridae)
Harpia (Aves Falconiformes Accipitridae)
Gavilán Dorsigris (Aves Falconiformes Accipitridae)
Loro Carirrojiso (Aves Psittaciformes Psittacidae)
Loro Cacique (Aves Psittaciformes Psittacidae)
Loro Ojiamarillo (Aves Psittaciformes Psittacidae)
Loro de Mejillas Doradas (Aves Psittaciformes Psittacidae)
Guacamayo Militar (Aves Psittaciformes Psittacidae)
Papagayo de Guayaquil (Aves Psittaciformes Psittacidae)
Cuco Terrestre Franjeado (Aves Cuculiformes Cuculidae)
Colibrí Pico de Espada (Aves Apodiformes Trochilidae)
Yumbo (Aves Piciformes Capitodinae)
Tucán Andino Piquilaminado (Aves Piciformes Ramphastidae)
Mielero Patirrojo (Aves Passeriformes Coerebidae)
Pájaro Paraguas (Aves Passeriformes Cotingidae)
Gallo de la Peña (Aves Passeriformes Cotingidae)
Cotinga púrpura (Aves Passeriformes Cotingidae)
REPTILES:
Tortuga Gigante de Galápagos (Reptilia Chelonia Testudinidae)
Tortuga Verde (Reptilia Chelonia Cheloniidae)
Tortuga Carey (Reptilia Chelonia Cheloniidae)
Tortuga Laud (Reptilia Chelonia Dermochelyidae)
Lagarto de la Costa (Reptilia Crocodilia Crocodylidae)
Caimán de Anteojos (Reptilia Crocodilia Alligatoridae)
Caimán Negro (Reptilia Crocodilia Alligatoridae)
Boa (Reptilia Squamata Boidae)
Anaconda (Reptilia Squamata Boidae)

Extinción y evolución


La extinción no constituye una novedad. Desde que la vida apareció sobre la tierra, hace unos 3.000.000.000 de años, los animales han vivido y muerto. Los dinosaurios reinaron en el mundo millones de años y luego se extinguieron. Nadie conoce realmente el motivo ni la forma en que esto ocurrió. La extinción forma parte del proceso de evolución. Los animales logran adaptarse o no a los cambios que se producen en su ambiente. El precio del fracaso es la extinción. Sin embargo, en el pasado, esos cambios ambientales se producían en forma relativamente lenta, en miles o millones de años. Las especies que habían conseguido adaptarse a un cambio particular, por ejemplo a una gradual disminución de temperatura, sobrevivieron. Aquellas que no pudieron desarrollar las características necesarias, internas, externas o de comportamiento, se extinguieron.
Interacción entre las especies

En el pasado probablemente una especie no era causa directa de la extinción de otra. Por ejemplo, resulta dudoso que un carnívoro llegue a devorar todos los miembros de una especie de la cual se alimenta. Si esto sucediera, el depredador podría llegar también a extinguirse por falta de alimento. Generalmente se establece un equilibrio entre las poblaciones de depredadores y sus víctimas. Por ejemplo, cuando es alto el número de liebres de patas blancas en Canadá, los linces se alimentan bien, y muchos de sus cachorros sobreviven. Al año siguiente, el mayor el mayor número de linces comerá más liebres, lo cual contribuirá a reducir la población de estos roedores. Cuando existan menos liebres, los linces tendrán menos comida, y muy pocos de sus cachorros sobrevivirán. Sin embargo, el próximo año, a causa de la disminución de los linces, el mayor número de liebres puede aumentar.
Lince
Éste es el tipo de equilibrio que mantienen los depredadores y sus víctimas en muchas partes del mundo. Por este motivo se considera que los efectos directamente ejercidos por una especie sobre otra probablemente no fueron la causa principal de su extinción en épocas pasadas.
Sin embargo, la presencia de una especie puede ser causa directa de la extinción de otra. Cuando varias especies con hábitos similares viven en la misma región compiten por los recursos de la zona. Esta competencia puede centrarse en alimentos, lugar para anidar, agua y otras necesidades vitales. Esta competencia a menudo, no es directa, como la carrera tras la presa única. Es indirecta. Por ejemplo, una especie puede estar en condiciones de alimentarse en la copa de los árboles porque es algo más alta o trepa mejor. Entonces, cuando se produce escasez de alimentos, esta especie está en mejores condiciones de sobrevivir que otra que no puede alimentarse a tanta altura o trepar bien.
La especie mejor adaptada puede también reproducirse con mayor éxito que la menos adaptada. Puede tener más hijos y criarlos hasta que lleguen a adultos. Estos animales consumen la mayor parte de los alimentos y privan a la otra especie de lo necesario para mantenerse. De esta manera, la segunda especie puede llegar a extinguirse con el tiempo. La misma pugna se produciría con respecto al agua durante años de sequía o respecto de los lugares protegidos para anidar cuando hubiera cerca numerosos depredadores. Muchas especies se extinguieron en épocas pasadas por esta competencia indirecta, pero el proceso fue muy lento.
Especies afectadas

Seres humanos y otras especies
En los últimos años, el índice de extinción se ha acelerado a causa de las actividades desarrolladas por el hombre.
A diferencia de otros animales que elaboran en su propio organismo las adaptaciones que necesitan para sobrevivir, los seres humanos pueden transformar acentuadamente el ambiente para adecuarlo a ellos. Aunque algunos animales, como los castores, pueden introducir cambios es relativamente limitados. Pero el hombre consigue transformar en modo extremo zonas muy extensas en muy breve tiempo. Confecciona su ropa y construye casa para protegerse. Embalsa ríos, desbroza selvas e irriga desiertos para fines de cultivo y para la cría de ganado.
Estas actividades cambian el ambiente de manera que las plantas y animales autóctonos deben adaptarse, emigrar o morir. En este sentido, el hombre compite con la vida silvestre en lo que respecta a los productos de la tierra y los mares. Más aún, para proteger sus cultivos y sus animales domésticos, matan a otras especies que pueden comerlos o competir con ellos.
Se considera que el hombre prehistórico ha sido causa de la extinción de algunas especies de los mayores mamíferos norteamericanos que existían entonces. Los grandes mamuts de la Edad de Hielo, los enormes perezosos de tierra, y quizás hasta los caballos salvajes de las llanuras se extinguieron cuando el hombre, el cazador, llegó al Nuevo Mundo procedente de Asia hace más de 20.000 años. Esos animales pasaron por todas las adaptaciones necesarias para sobrevivir entre tigres de dientes de sable y lobos gigantescos. Pero no pudieron adaptarse al hombre y a sus técnicas de caza.
Con el desarrollo de la agricultura y la domesticación de los animales, hace aproximadamente 12.000 años, aumentó seriamente la amenaza para la vida silvestre. A medida que la población humana creció y se dispersó por todas partes, se registró una declinación en la totalidad de los animales salvajes y un aumento de la tasa de extinción de las especies.
Mamíferos afectados
Ciertos tipos de animales, y los que viven en determinadas zonas, parecen particularmente vulnerables a la amenaza de extinción.
De todas las especies que se extinguieron desde el año 1600, unas 40 eran de mamíferos. De esas cuarenta, casi todas vivían en islas, especialmente en el Caribe. Las actividades directas del hombre no fueron las causantes de la extinción de esos animales. Fue la introducción, iniciada en la época de Colón, de especies competidoras, ratas, perros, y gatos domésticos. Esas nuevas especies contendieron con éxito con las nativas y las exterminaron.
Entre las zonas continentales, Australia, el continente insular, encabeza la lista con cinco especies extinguidas. Sorprendentemente, ninguna especie de mamíferos de América del Norte se extinguió por completo en los últimos 400 años. El visón de agua de la costa noreste, que parece haber sido exterminado para extraer su piel antes de 1900, y el alce Merrian del sudoestese citan como especies ejemplares locales de las especies corrientes de visones y alces.
En los últimos 400 años desapareció el 1% de las especies vivas de mamíferos. Quedan ahora unas 4.000. No obstante, se considera que más de 120 de estas especies, o sea un 3% corren peligro de extinguirse. Muchas se encuentran en islas, especialmente en las de Indonesia y Madagascar.
Especies de aves pérdidas
Para las aves existe la misma pauta que para los mamíferos. De las casi 8.700 especies de aves que existían en 1600 se han extinguido 94. Entre las especies vivas, 187 corren actualmente cierto tipo de peligro. También, en este caso, las islas son las más afectadas: Nueva Zelanda, Madagascar, Guadalupe (México), Rodrigues (océno Índico), las Antillas y las islas Hawái perdieron varias especies.
En América del Norte las extinciones más trágicas fueron las del periquito o cotorra de Carolina (Conuropsis carolinensis) y la de la paloma viajera (Ectopistes migratorius), cuyo último representante murió en el zoológico en 1914. Ambas especies existieron originalmente en cantidades tan grandes que oscurecían el cielo cuando migraban.
Muchas especies vegetales están amenazadas
Aunque casi toda la publicidad en los últimos años se ha referido a animales en peligro, existen también muchas especies vegetales susceptibles de extinguirse. En realidad, 20.000 especies, o sea cerca de 10% de las plantas con flores, corren ahora cierto riesgo, y una vez más el hombre y sus actividades representan la mayor amenaza. Se ha introducido en las distintas zonas nuevos animales y plantas que han dominado a las especies nativas. También se desbrozan superficies cada vez más extensas de tierra para dedicarlas a la agricultura, destruyendo la vegetación nativa.
Si se permite que esas especies vegetales amenazadas desaparezcan de la tierra, esto podría acarrear serias consecuencias para la humanidad. Algunos hombres de ciencia consideran que la desaparición de esas plantas podría ser más importante que la pérdida de las especies animales en peligro.
De las plantas se extrae gran cantidad de medicamentos, y es muy probable que algunas de las especies vegetales amenazadas contengan compuestos químicos de suma utilidad para la medicina. Otras quizá podrían ser importantes para la economía, como cultivos alimentarios, árboles para la obtención de madera o directamente como plantas ornamentales de jardín. Puesto que unas pocas de estas plantas han sido protegidas por su posible uso medicinal, y puesto que es imposible establecer cuáles pueden ser las necesidades futuras en materia de cultivos, es importante mantener vivas estas especies amenazadas.
Entre las plantas, como entre los mamíferos y las aves, las especies isleñas son las más susceptibles de extinguirse. En muchos casos, en una isla solitaria se encuentran plantas que no existen en ninguna otra parte del mundo. El hombre, al introducir animales herbívoros, especialmente cabras, ha destruido casi por completo la vegetación autóctona de varias islas. De esta forma extinguió gran cantidad de especies vegetales, y muchas otras se han vuelto muy raras. Por ejemplo, la situación en Hawái es muy seria; se estima que el 80 % de las mejores plantas de ese estado norteamericano corren grave peligro o se han convertido en ejemplares raros.
Algunas especies selváticas han sido amenazadas y a otras se las considera ya en peligro o extinguidas. Entre esas plantas de selva se encuentran varias especies de orquídeas del Brasil y la India, así como un azafrán autóctono de Chile. Los cactos del sudoeste de los Estados Unidos también corren peligro. Alrededor de un 26 % de las especies están amenazadas.
A causa del creciente riesgo a que están sometidas las plantas y el interés cada vez mayor que despiertan en los conservacionistas, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y los Recursos Naturales (UICN) se propone dedicar un tomo del Red Data Book (el libro rojo de datos) a las plantas con flores. Sin embargo, este proyecto es relativamente nuevo y tardará muchos años en quedar completado.
Clasificación de las especies amenazadas
Muchas especies vegetales y animales están amenazadas por la posibilidad de extinguirse. Sin embargo, el grado de amenaza varía. Por ejemplo, una especie con menos de 50 sobrevivientes conocidos que viven en una zona pequeña, está en condiciones mucho más críticas que otra con 5.000 individuos dispersos en varias zonas.
La Comisión de servicio de Supervivencia de la UICN ha establecido cuatro categorías para indicar el grado en que las especies se ven amenazadas de extinción. Estas categorías son:
en peligro raras escasas indeterminadas
Especies en peligro. Se considera que una especie lo está cuando su cantidad es tan reducida o su hábitat natural es tan pequeño que probablemente desaparecería para siempre si no se le prestara especial protección. El lobo marsupial o lobo de Tasmania (Thylacinus cynocephalus) está entre estas especies. Es un marsupial (mamífero con bolsa) con cuerpo semejante al perro y costumbres parecidas a las del lobo. En un tiempo vivió en Tasmania y gran parte de Australia. Su desaparición de Australia se debió probablemente a la competencia con los dingos y los perros domésticos. También fue cazado y muerto por los pastores de ovejas. Gran parte de su hábitat fue destruido, y el moquillo, enfermedad contagiosa de los perros y otros mamíferos, contribuyó en gran medida a reducir el número de los que quedaban a principios de 1900. Aunque todavía se han visto unos pocos en los últimos años, y algunos perduran en las partes más salvajes y remotas del oeste de Tasmania, nadie sabe cuántos lobos de Tasmania quedan vivos... si los hay. Este animal nunca se multiplicó en cautiverio, y el último especímen que quedaba en el zoológico murió en 1933.
La foca monje india (Monachus tropicalis) y la foca monje común (Monachus monachus) son también especies en peligro. Desde 1962 no se han encontrado ejemplares vivos de la primera, que posiblemente está extinguida. En cuanto a la especie común, quedan menos de 500.
Especies raras. Las especies raras están amenazadas por problemas iguales a los de las especies en peligro. Es decir, su número es reducido o viven en zonas tan reducidas o en ambientes tan insólitos que podrían desaparecer en muy poco tiempo. La diferencia entre ambas categorías es sólo de grado.
La foca monje hawaiana (Monachus schauinslandi) constituye un ejemplo de especie rara. Sólo se encuentra en seis pequeñas islas situadas hacia el noreste de las islas Hawái. Probablemente no existan más de 1.500 de esas focas. Fueron aniquiladas a fines de 1800 por los cazadores que buscaban su grasa, y se extinguieron casi totalmente. Se las protegió a partir de 1909, y su número fue aumentando lentamente hasta alcanzar su actual nivel.
foca monje
Lamentablemente, ni siquiera el hecho de detener la matanza bastaría quizá para salvar a estas focas. Si se las perturba en las playas donde tienen a sus crías, las madres se lanzan al agua. La mayoría de los cachorros que dejan atrás muere. Con todas las focas monje concentradas en esas pequeñas islas es fácil de entender cómo una catástrofe local. tal como un derrame de petróleo en el agua, podría aniquilarlas. Existen unas pocas en cautiverio, pero nunca tuvieron cría.
Especies escasas. Las especies clasificadas como escasas todavía se encuentran en cantidad suficiente para asegurar su supervivencia. Sin embargo, su número se ha reducido considerablemente en comparación con el pasado reciente y continuará declinando. Esta declinación continua es lo que más preocupación causa. Los animales de esta categoría pueden pasar rápidamente a la de rara o en peligro. El addax (Addax nasomaculatus) de África septentrional es un miembro de la familia de los antílopes. Es originario de las zonas desérticas que abarcan de Egipto a Mauritania. Este animal ha sido perseguido en forma tal por los cazadores, que los que viven dentro de sus límites primitivos no llegan a 5.000. Se los alejó de Egipto a partir de 1900 y también fueron eliminados en Túnez. No se sabe si hay algunos en Libia, en el ex Sahara español, Argelia o Sudán. Sus últimos baluartes aparentemente están en Mauritania y Malí, donde también nativos nómadas los cazan para secar su carne como alimento. La cantidad de antílopes addax sigue disminuyendo. Si la población continúa declinando durante mucho tiempo más, la especie se extinguirá. Sin embargo, si cesara ahora su caza quedarían suficientes animales y un hábitat lo bastante amplio para que la especie sobreviviera.
Addax
Especies interminadas. Se denomina así a la cuarta categoría de especies amenazadas. Incluye las que están aparentemente en peligro. Sin embargo, no se dispone de suficiente información para poder hacer un cálculo seguro sobre su situación.
Estas especies incluyen al armadillo de tres bandas (Tolypeutes tricinctus) del noreste de Brasil, cazado por su carne; el conejo de orejas cortas (Nesolagus netscheri) de Sumatra, que ha ido desapareciendo a medida que se talan los bosques con fines agrícolas; el perrillo mexicano (Cynomys mexicanus), al que matan para alimento cuya hábitat está siendo invadido por la agricultura, y al tapir norteño (Tapirus bairdi), cuyo hábitat está siendo también destruido por el hombre.
Generalmente, cuantos más datos se obtienen sobre una especie indeterminada, su condición cambia a la de una más amenazada. La situación del manatí (Trichecnus inunguis), cuya imagen aparece a inicio de esta página, es conocida como vaca marina de agua dulce, era considerada indeterminada en 1966. Dos años después fue determinada y pasó a la categoría de en peligro. Cazado por su carne, está clasificado ahora entre las especies más amenazadas. El leopardo de las nieves (Pantera uncia) siguió el mismo orden de indeterminado en 1968 a en peligro en 1970. A este animal se lo busca por su tupida y hermosa piel.
El "Libro rojo de datos". En 1966, La UICN publicó un volumen informativo de hojas reemplazables dedicado a la situación de muchas clases de animales. A medida que evoluciona la condición de éstos, se envían a los suscriptores nuevas páginas. Las rosadas están dedicadas a las especies decididamente amenazadas. Las verdes se refieren a las que estuvieron anteriormente en peligro, pero que se han recuperado ahora, y ya no se las considera amenazadas. Lamentablemente, el libro cuenta con muy pocas páginas verdes y el número de las rosadas continúa aumentando.

Las 10 especies más amenazadas
Algunas de las especies podrían desaparecer en las primeras décadas del siglo XXI. Su uso comercial está totalmente prohibido. Tigre de Siberia: casado por su piel. Quedan unos 200 ejemplares. Nutria Gigante: capturado por su piel. Ha desaparecido en Uruguay y quedan pocos centenares en Argentina. Cocodrilo del Nilo: perseguido por su piel. Águila Imperial Ibérica: quedan unas 150 parejas en libertad.
Águila
Tortuga Marina: perseguida por coleccionistas y ofrecida como curiosidad en restaurantes de lujos. Gorila de Montaña: destinado a zoológicos, coleccionistas e institutos de antropología. Quedan unos 600 ejemplares en las montañas húmedas del continente africano. Guacamayo Escarlata: importados por grandes cantidades por los EEUU. Rinoceronte Negro Africano: quedan unos 2.000 ejemplares. En los años setenta, su población alcanzaba los 65.000. Panda Gigante: utilizados en zoológicos y apetecidos por su piel. Quedan unos mil ejemplares en todo el mundo.
Panda
Lobo Marsupial: podría haber desaparecido ya. El último ejemplar fue avistado en la década de los ochenta.
Medidas de protección
Desde hace siglos se practica la protección de los animales. Los cotos privados de caza fueron en realidad uno de los métodos primitivos de conservación. Los terratenientes nobles se dedicaron a proteger y alimentar ciertos animales para asegurarse de un buen abastecimiento de éstos con fines deportivos. Varias de estas especies, sobre todo de la familia de los ciervos, deben actualmente su existencia a la protección de los mismos hombres que los cazaban.
A partir del siglo XVII, se dictaron leyes locales para proteger las especies autóctonas que estaban en proceso de desaparecer. Las primeras leyes protectoras en el Nuevo Mundo fueron probablemente las dictadas por el gobierno de Bermudas en 1621 para proteger a un ave llamada "cahow" (Pteradroma cahow). Aparentemente a pesar de esa legislación, el ave se había extinguido. Sin embargo, en 1950 se descubrieron unos pocos especímenes vivos. En 1964 se prohibió en Massachusetts la caza del porque había sido diezmado.
En la actualidad, el Servicio de Supervivencia de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y los Recursos Naturales es la principal agencia que alerta acerca de las especies en peligro. En su sede de Morges, Suiza, recibe informes naturalistas de todo el mundo acerca de la situación de determinados animales. Cuando llega al organismo un informe sobre una amenaza a una determinada especie, el Servicio de Supervivencia se pone en contacto con otros hombres de ciencia conocedores de estos animales o de la zona relacionada, para informarse sobre la condición anterior y actual de esa especie.
Si la información recibida indicara que existe una verdadera amenaza para ella, se imprime una página destinada al Libro rojo de datos. Aunque no disponga de suficiente información que le asegure que una especie está seriamente amenazada, la UICN puede incluirla en esta publicación.
La UICN y otros organismos, como el Fondo Mundial para la Vida Silvestre (World Wildlife Fund), tratan de que se estudien las especies en detalle para determinar cuántos animales quedan, cuáles son los principales peligros que amenazan su existencia y qué medidas pueden tomarse para preservarlas. Individuos y organizaciones de distintos países tratan de dictar leyes de protección de las especies. Todas estas actividades tienden a alertar sobre los peligros que éstas corren, promoviendo un mayor apoyo público para su conservación.
Aunque se dictan leyes sobre protección de las especies, queda pendiente el problema de hacerlas cumplir. Muchas especies en peligro habitan en zonas remontas, a menudo de densa vegetación donde es difícil encontrar a alguien que mata ilegalmente a los animales. En el caso de algunas de esas leyes, no se ha impuesto su aplicación. Y sin ésta no puede obtenerse una protección verdadera.
A mediados de la década de 1960 el interés respecto a las especies en peligro aumentó en forma notable, pues la situación de muchas se volvió rápidamente crítica. El Servicio de Seres Silvestres del Departamento del Interior de Estados Unidos publicó un libro titulado Seres Silvestres de los Estados Unidos raros y en peligro.
En 1966, el gobierno norteamericano dictó una ley titulada Acta de Preservación de las Especies en Peligro. De acuerdo con ella, las que figuran en la lista en esta situación no pueden ser introducidas en Estados Unidos; y las que no figuran en la lista, pero que están legalmente protegidas en otros países, tienen también prohibida la entrada.
Uno de los problemas de la protección es que una especie puede ser relativamente abundante en un lugar dado, pero muy escasa en otro. Puede estar protegida en el país donde es rara y no en el otro. Se da muerte a muchos animales en forma ilegal en el país donde están protegidos, y sus pieles son introducidas de contrabando en el país donde la matanza es legal. En muchos casos es sumamente difícil, por no decir imposible, descubrir la procedencia del animal con sólo revisar su piel.
Muchas pieles que entraron en los Estados Unidos fueron registradas como procedentes de lugares donde la especie abunda y no está protegida. Por ejemplo, los caimanes estaban protegidos en los Estados Unidos, pero muchos fueron muertos por cazadores furtivos y sus pieles llevadas de contrabando a Europa, desde donde se las exportó de vuelta a los Estados Unidos como si fueran de cocodrilo. Lo mismo sucedió con las pieles de leopardo, que fueron identificadas como procedentes de Somalia, donde la matanza era legal, cuando en realidad procedían de Kenia, donde es un delito.
Leopardo de las nieves
En 1970, el estado de Nueva York dictó una ley sobre especies en peligro conodida como el Acta Mason, que proscribió el comercio de pieles de saurios de todo tipo, sean especies en peligro o no. también se prohibió el comercio de pieles de leopardos, guepardos, osos polares, lobos rojos, vicuñas, tigres, leopardos de la nieve y varias otras especies, precindiendo de su procedencia.
Como Nueva York es el centro de la industria peletera y de la moda, el Acata Mason demostró ser uno de los actos legislativos más importantes en lo atinente a la protección de las especies en peligro.
En 1973, el Acta Norteamericana sobre Especies en peligro fue ampliada para incluir insectos. Y en 1975 cuarenta y una especies de mariposas fueron incluidas en la lista norteamericana de especies amenazadas y en peligro.
Sólo el tiempo permitirá apreciar el éxito de estos distintos tipos de protección. Algunas especies, como el Cóndor de California, la grulla blanca o el colimbo multicolor picudo de Guatemala, quizá no sobrevivan a pesar de estar perfectamente protegidas. Su escaso número tal vez no les permita multiplicarse adecuadamente. Especies como la foca de Alaska, la nutria de de mar y la ballena gris de California tiempo atrás estaban próximas a extinguirse. Sin embargo, gracias a la cuantiosa protección fueron alcanzando niveles de relativa seguridad.
El futuro de muchas especies depende de la elección que haga ahora el hombre. La caza para fines comerciales y para conseguir trofeos fue detenida con facilidad mediante legislación y vigilancia efectivas. El envenamiento del ambiente y la destrucción de los hábitats son más difícilmente controlables. La humanidad es capaz de muchas cosas, pero no de infundir vida a especies desaparecidas. Las que se extinguen mueren para siempre.


CONCLUSION
Esta información es muy impórtate para todos o lo debería ser porque todos los seres que habitan este planeta son importantes porque es así como que sin ellos no viviríamos y todo lo divertido se terminaría aparte de que también debemos estar consientes de que esos seres también sienten, porque algunas personas los maltratan porque dicen: “hay aparte que ellos no sienten”. Yo pienso que todos deberíamos cuidarlos no por lastima o por otras cosas, sino porque son parte de nuestro entorno, de nuestra “familia” se podría decir.





BIBLIOGRAFIA


“animales en peligro de extinción” Gissely Díaz / Liliana Mezo

ceballos, G., “La extinción de especies”, Revista Ciencias, núm. especial 7, 1993, pp. 5-10. –––– y L. Márquez, Las aves de México en peligro de extinción, conabio/unam/fce, México, 2000.loa E., L. Neyra y P. Schmidtsdorf, “Estrategia mexicana para la conservación y el uso sostenible de la diversidad biológica”, Biodiversitas, núm. 14. “norma oficial mexicana (nom-ecol-059-1994)”, Diario Oficial de la Federación, 16 de mayo de 1994. conabio: www.conabio.gob.mx/institucion/cooperacion_internacional/doctos/cites.html red de supervisión comercial de la vida salvaje: www.traffic.org

Animales extinguidos y en extinción en la república argentina Cecilia, Lucas y Daniel Blanco

Tomado del libro: Extinción de animales en el Ecuador / Luis Suárez y Mario García.-- Quito: Fundación Natura, 1986.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada